El fenómeno de los cazadores fantasmales

El fenómeno de los cazadores fantasmales

Fenómeno sobrenatural del folclore europeo que se presentó en distintas formas en la zona norte, occidental y central del continente.

En todos coinciden que es un grupo fantasmal de exploradores ataviados con indumentaria de caza y acompañados de caballos, perros rastreadores, etc., en una desenfrenada persecución a través de los cielos, a lo largo de la tierra o por encima de ella, en noches de tormenta, dejando un rastro de muerte y destrucción por donde pasa.

El fenómeno de los cazadores fantasmales

El fenómeno de los cazadores fantasmales

Una vez terminada su orgía de maldad, vuelve al lugar al que pertenecen. Los cazadores eran muertos, almas perdidas, deidades o espíritus de ambos sexos, y podían estar liderados por una figura histórica o legendaria.

Ha tenido diversos nombres a lo largo de todos los lugares y tiempos por donde ha pasado: Wilde Gjoad (Austria) Wild Hunt, Woden’s Hunt (Odin´s Hunt), Wilde Jagd (Alemania), Herlathing (Inglaterra), Mesnee d’Hellequin o Mesnie Hellequin (norte de Francia), Cŵn Annwn (Gales); Cain’s Hunt, Ghost Riders, Herod’s Hunt, Gabriel’s Hounds (Norteamérica), divoký hon o štvaní (Chequia), Dziki Gon o Dziki Łów (Polonia), Oskoreia o Åsgårdsreia (Noruega), Odens jakt y Vilda jakten (Suecia). divja jaga (Eslovenia); Caccia Morta y Caccia selvaggia (Italia); Estantigua o Estantiga (de Hoste Antica > Huestantigua) (Castilla); Hostia, Compaña y Santa Compaña (Galicia) y güestia (Asturias); en Cornualles se le llama también the devil’s dandy dogs.

La cacería salvaje era un presagio de alguna catástrofe, o, de la muerte de aquel que se encontrara con ella. Las personas que estuvieran en el camino y se toparan con la cacería podían elegir entre dos opciones: arrojarse al suelo y sentir cómo las gélidas patas de los animales le pisan la espalda, o dejarse llevar por la partida de caza, corriendo el riesgo de ser depositado lejos de su casa o morir durante la furiosa embestida de los personajes malvados y pasar a ser otro integrante más de la misma.

El fenómeno de los cazadores fantasmales

El fenómeno de los cazadores fantasmales

El dios nórdico Odín, su caballo de ocho patas Sleipnir, fue asociado con la cacería salvaje en Escandinavia gracias a sus aspectos de berserke, junto con Frigg. Tanto es así, que en lugar de cacería salvaje, los escandinavos lo llamaron la Cacería de Odín

 

Déjanos tu comentario